domingo, 23 de julio de 2017

Escalada en Panticosa, Via Supernano (100 mts, 6b) y Escalera de Color (120 mts, 6a)


" Persigue tus sueños, ellos saben el camino". 

Otro fin de semana en nuestra base de operaciones de los últimos tiempos, el valle de Tena. Y otra vez acogidos por esa familia maravillosa que son Alex, Ele y Cristina. Mejor casi que si estuvieramos con nuestra familia. Mil y unas gracias son pocas. Somos unos gorrones, pero simpáticos jejejeje. Aceptamos ser acogidos en otras casas y localizaciones por si algún lector o amigo quiere jejejeje.
Tenemos un par de vías en mente Alex y yo, pero hay un pequeño problema sin importancia, me he olvidado las zapatillas de trekking en casa y solo llevo unas sandalias. Desde que soy papá el cerebro me funciona más lento, es un hecho. Me han dejado las únicas zapatillas que me valen y que tienen en casa, unas Puma del abuelo de los años 80, pero al menos voy calzado. Hay que cambiar de planes y buscar una vía casi a pie de coche y con descenso sencillo. Valoramos Forronías, pero al final nos decidimos por repetir las vías del balneario del Panticosa, la via del Nano y el Espolón del Rebollón. Vías equipadas por Sendero Límite, que hicimos hace un par de años pero con botas de montaña. Esta vez a repetirla de primero disfrutando de los largos y de la escalada.
Henos aquí a pie de refugio cuando vemos la furgoneta de Julio Benedé aparcada, los Sendero anda por la zona, y se le ocurre a Alex llamarlos. Siempre que andan cerca nos llevamos una sorpresa. Y esta vez no fue para menos. Tenemos otra vez el placer de realizar un par de vías que aún no tienen reseñandas y que por respeto y porque es lo que toca no voy a reseñar. Siento ser tan misterioso pero primero el respeto a los aperturistas y a sus criaturas.


La primera de ellas la Supernano, comienza a la izquierda de la Nano, lo que antes era la variante de entrada de V+ y luego se cruza con ella para salir por un espolón muy bonito, previa superación de un murete fino ( 6b en libre) que se puede acerar perfectamente para el que no tenga aún el grado. Está marcada con unas cintas escritas con la letra "Supernano". Bonita escalada un poco más apretona que su vecina y ya clásica Nano. A mi me gustó bastante más y liberando el largo duro me fuí mas contento que chupito a casa.
Pero esto no era todo, Julio nos está esperando un poco más arriba, cual iguana entre los juncos, del final de la vía para llevarnos a una pequeña joya que todavía no han presentado en sociedad. La nueva vía "Escalera de Color" (120 mts, 6a). La tienen casi terminada, aunque aún le están dando los últimos retoques. No me puedo imaginar las veces y veces que suben una vía hasta que la consideran acabada y a su gusto.


Sólo os puedo decir que es particularmente buena, con un tercer largo 5 estrellas y los demás bastante continuos y elegantes. Me sorprendió para bien. No hay zonas de transición, cosa que se agradece. Y tiene alguna combinación de movimientos muy chula. Una muy agradable escalada para alternar con las otras dos algo más sencillas. Pronto otra clásica del Balneario.
Me encantaría daros más datos, descripción de largos y sitio exacto pero en esta ocasión sólo puedo llegar hasta aquí. Es a los aperturistas a los que les toca presentar sus líneas en público.


Pero si os puedo contar lo bien que me lo he pasado como siempre que escalo. Subir a la montaña y poder hacer lo que me gusta es algo difícil de describir. Y más al tener un peque y tener más responsabilidades. Estoy infinitamente agradecido a Isabel por todo en esta vida, pero por darme estos momentos más todavía. Por otra parte escalar con Alex (www.anayetvertical.com) es una maravilla vía tras vía, por su actitud y su buen carácter. Y porque escalar con un amigo siempre es especial. Además se dice por los mentideros alpinos que Alex Aguilera ha vuelto a escalar o eso se comenta.

Nos vemos por ahí arriba más pronto que tarde.

domingo, 2 de julio de 2017

Riglos, La quinta chimenea (185 mts, 6b+)



" Cuando nada es seguro, todo es posible".

Un día libre y una despedida en ciernes. Chemita se va a hacer su anual retiro espiritual a los Alpes. Así que toca despedirse y no se nos ocurre una mejor manera que escalando. 
Tengo libre hasta las 15h, así que hay que hacer algo rápido y veloz. Hoy no toca vía de aventura y con los calores de estos días se tercia algo a la sombra. Tengo esta ruta clásica reequipada en mente desde hace meses y no había encontrado el momento para ponerme con ella. Hoy es el día.
Salgo a las 7 am de Zaragoza. A las 8.30h ya estoy en el parquing de Riglos despertando a este en su furgo. No le he dejado casi ni desayunar y ya estamos subiendo hacia la pared. 
La aproximación mínima y sin perdida, hacia la visera y luego hacia lo profundo. Hace fresquito y vista desde abajo impresiona como cualquier pared. Nos equipamos y repartimos los largos de la siguiente manera. Chema empieza e iremos empalmando como veamos y alternando sucesivamente. Yo quiero el de 6b+, aunque luego no será el mejor largo de la vía. Para mi sin duda el diedro desplomado el más bonito. 
No soy yo el que va a venir a decotar la vía, pero a mi me pareció algo subida de grado.



Y sin más preambulos pero con muchas bromas empieza el lío:

L1: 40 mts Vº. Alguien tiene que empezar así que se tira el largo Chema, charrando y sin dificultad va tirando metros y ganando altura. Algún paso de colocarse con los típicos bolos rigleros y bien de canto. Pasito antes de la reunión que si puede ser Vº+. En esta ocasión no encontramos ninguna zona húmeda que hemos leído en otros sitios.


L2: 25 mts. 6b+. Salgo yo megamotivado y me saco los pasos apretando lo justo la verdad. Se me va un bolo pero eso no impide que lo saque en libre y a vista. El entreno que estoy siguiendo desde hace unos meses empieza a mostrar sus resultados. Zona más facil y de colocarse. Techo de cantos, aprovechad la otra pared para subir. Hay una máxima en riglos que me dijo un veterano escalador hace años y que si cumples tienes mucho ganado. "Cuando pienses en subir las manos para buscar presas, primero sube los pies".


L3: 30mts 6a. Largo un poco guarrete con el paso de 6a a mitad que si no te colocas bien te va a tocar gruñir. A mi me tocó de segundo y gruñí pero aún asi sale bien. Algo sucio pero se deja escalar como siempre buscando colocarse bien. Chema está titanizado y sube hasta arriba como un señor.

L4+L5: 65 mts. V+. Chimenea que evita un techo por la izquierda y salida chula a canal, me salté una reunión porque no la ví. Luego de caminar hasta la reunión bajo el diedro. Bonitas formaciones minerales hechas por el agua. Colocate bien y todo será fácil. Un bonito largo que sale más fácil de lo que parece desde abajo.

L6: 30 mts. 6a+. Largo con entrada extraplomada y diedro de gozar. Chemita lo libera y yo también disfrutando mucho mucho. Muy aereo y de buen canto. De lo mejor de la vía. Un regalo de largo. Ya me jode no habermelo podido tirar. Con una buena técnica de diedro salvo la entrada lo demás creo que sería menos grado. La entrada de tirar de brazos y buen canto.




Y con esto y un bizcocho la vía se termina en un árbol. Liberada integra estilo cordada como dicen los modernos. Tenemos prisa así que subimos corriendo casi hasta la cima de la visera y bajamos por el camino hacia la canal a toda leche. A las 13h ya estamos en el coche como unos leones. Cerveza rápida de despedida y corriendo a casa que Isabel se tiene que ir al trabajo y Diego me espera con una sonrisa eterna en la cara.


Mi humilde opinión es la siguiente. La vía un poco sobreequipada, si no quieres pasar miedo alguno este es tu tipo de equipamiento. Quiza sobra material. A veces menos es más. En terminos generales está bastante limpia y más que se limpiará con el paso de las cordadas. Largos elegantes y sorpredentes como el último. Un placer escalar con Chema aunque esta vez no toque cacharrear. Y con esto y un bizcocho otra tapia, pequeñita esta vez, al curriculum. Poco a poco vamos sumando metros y viviendo aventuras que es lo que importa.

Nos vemos por ahí arriba más pronto que tarde.

viernes, 16 de junio de 2017

Escalada en Forronías, Vía Libra (75 mts, 6a obliado)




" Prefiero ser un optimista loco antes que un pesimista sensato".

Y después de la esquiada matutina para despedir la temporada; y de la comida a cuerpo de rey con Alex y Ele (www.anayetvertical.com), toca escalada rápida por la tarde. Yo hubiera preferido tirarme algo más largo pero el tiempo apremia y al menos intentaremos pasar un rato divertido. Soy un afortunado por poder disfrutar de estos momentos que me hacen féliz y me recargan las pilas. No os imagináis cuanto.
La zona elegida en esta ocasión va a ser Forronías en Panticosa y dentro de las que hay la Libra, vía reequipada y no con demasiadas reseñas en internet. Según el croquis de Luichy le da 6a, obligado 6a. Eso siempre mosquea un poco.


Acceso mínimo y cómodo. Para que os hagáis una idea de donde esta, aparcáis en un apartadero frente a la pared, subís al sendero bajo la zona de vías. Pasais la Sendero Límite (chapas amarillas), la zona de deportiva y al otro lado, casi al final entre unos desplomes y un diedro muy marcado. La vía del diedro es la Piscis. Nos equipamos y vamos a darle al tema. Yo he entrenado justo el día anterior y voy algo justo de pilas pero intentaremos darlo todo. Mi humilde opinión es que no es una vía de deportiva al uso porque los seguros no están demasiado bien colocados y sobre todo lejos de los pasos con algún posible saque no demasiado limpio. La roca curiosa pero con zonas algo inestables. Al final nos llevamos mejor sabor de boca que con el que comenzamos.

L1: 6a, 20 mts. Empieza por una placa sencilla, con avispero en un cazo, menos mal que esta vez lo ví, que poco a poco se va complicando camino de un desplome. Antes del desplome es donde están los pasos duros, con dos o tres movimientos de placa que no conseguí ver a la primera, así que a vista no pudo ser. La salida del desplome con muy buenos cantos y de tirar de brazos. La libero no sin gruñir un poco más de lo previsto en la zona de abajo. Reunión cómoda. Alex hace lo propio aunque no nos gusta demasiado como se nos está mostrando la vía.


L2: 6a, 30 mts. Largo que se tira Alex como un titán. Salida curiosa donde un parabolt para la pequeña travesía y evitar el factor 2 no hubiera estado de más. Vamos que en mi opinión es necesario. Aunque una vez que lo haces es más fácil de lo que aparenta. El largo se sitúa una vez superadas unas placas bajo un desplome que corresponde  a la vía de al lado. Hay que ir por la izquierda, para superarlo. Y luego en terreno algo más comodo a la reunión en repisa. Alex libera pero tampoco a vista. Ha tenido que pensarselo en la salida del techo. Yo que no me entero y me lo tiro recto gruñendo y diciendo que para ser un V+ es un poco duro de más. Y tanto, es del 6b de al lado. Liberado también pero por error.


L3: 6a, 25 mts. Largo en el cual me vuelvo a complicar, salir con tendencias a la izquierda pero no demasiado, si no acabas en una placa pulida y sin agarres donde se gruñe bien. Llegada a un desplome de buena presa en el cual me lo tengo que volver a pensar y me quedo sin sacarlo a vista. Luego acabo haciendo lo que tenía pensado pero me falta decisión. Sale sin problemas con movimientos muy bonitos. Luego hasta la reunión un pasito algo expuesto ya que no han reequipado y han dejado un spit de la época. Aúnque es algo más sencillo que la parte primera. Alex pasa mejor que yo el techo pero un poco más a la derecha y en un momento dado lo veo mirarme con cara de vaca mirando al tren. No entiendo que hace volando con un trozo de roca en la mano. Me cuesta un segundo procesar los datos. Alex se ha quedado con un canto en la mano y como yo no se lo esperaba y se marca un vuelito muy interesante. Risas garantizadas. Una repuesto del susto hasta la reunión en un periquete.

Montamos todo el tinglado para el rápel que posiblemente llega hasta abajo con cuerdas de 60 mts. Pero preferimos no arriesgar. Revisamos todo y menos mal que me percato que hay que tirar de la verde. Porque según Alex era la roja. Le hice una foto con el móvil por si no me creía. Y luego el que está empanado soy yo jajajajajajajaja.

Día para enmarcar después de la subida a Sabocos, una escalada a la sombra curiosa. Quizá podría, más bien debería estar mejor equipada ya que los pasos quedan por debajo de la chapa, cosa que no me importa, pero algún vuelo puede ser muy sucio y eso no apetece. Alguna salida de reunión también es mejorable. La roca curiosa con buenas presas y varios desplomes que le dan la salsa a la vía. En otros lados seguro que le daban más grado. Imposible acerar en muchos pasos, tienes que tener el grado asentado para disfrutarla. Todas las reuniones rapelables.

Es hora de volver a casa junto a mi maravillosa familia. Cuanto se puede llegar a echar de menos a una personilla. Ganas de volver a hacer cosas con mi pequeña y de pasear con Dieguito en mi espalda. Ya queda menos. La vida te regala momentos maravillosos que hay que atesorar en la mente y en el corazón. Menos mal que tengo mucho hueco en ambos porque no podría tener más suerte en esta vida. La montaña me recarga las pilas y me libera el espíritu y mi familia me hace ser la persona más afortunada de la tierra y sentirme la más querida. Y luego está Isabel que me hace y me deja ser, sin pedir nada a cambio. Gracias sin más palabras.

Nos vemos por allí arriba, más pronto que tarde espero.

miércoles, 7 de junio de 2017

Ascensión a peña Sabocos (2757 mts), la última de la temporada


"Puedes pegarme, puedes tirarme al suelo. Incluso escupirme o mearme. Pero por favor no me aburras. " Clint Eastwood.

Los calores ya hacen estragos y poco queda de buenas nieves que no sean caras nortes y grandes porteos. Bueno y las Maladetas. Tengo el domingo libre de obligaciones así que el plan va a ser como si no tuviera un pequeño esperándome. Por la mañana esquiar y por la tarde escalar. 
Me levanto pronto en Zaragoza y tengo ya todo preparado en el coche. Salgo temprano y desayuno en el coche, costumbre que estoy perfeccionando. Solo me falta la zumera y la tostadora. Pronto me junto en Trama con mi gurú del esquí y su maravillosa familia, Don Alex dueño de la tienda de referencia de este modesto montañero www.anayetvertical.com . Amigo y compañero de andanzas, y el tío que me ha hecho cambiar de tres ganchos a dos...
Nos montamos en el coche y salimos rumbo a la nieve. Poca aproximación y estamos poniendo las focas y dándole para arriba. Foqueamos pero nos salimos de la ruta normal y nos montamos por un lomo algo más duro pero que nos evita perder altura, por precaución ponemos cuchillas.



Ya estamos frente a la amplia pala final, disfrutando a tope de la subida, que uno no intuye desde abajo. Zona muy cómoda para foquear con amplias zetas que nos permite ganar altura sin esfuerzo alguno. La nieve pinta muy muy muy bien. Elegimos de los corredores que se nos presentan para acceder a la arista cimera, el segundo por la izquierda. Igual da, son todos parecidos y con crampones y piolet me muevo mucho más en mi terreno. Así que soy el elegido para abrir la huella hasta la cima desde el momento en que nos quitamos los esquíes.





Este pico lo cierto es que tiene un poco de todo que lo hace parecer alpinismo del bueno pero en bote pequeñito. Ahora después del corredor toca una arista con un pequeño resalte y muy muy estética. Sigo en cabeza que de los dos soy el que más a gusto se mueve en este terreno, que no quiere decir que sea mejor si no que tengo los nervios más templados.
Arista divertida que subimos hablando y riéndonos. Da gusto subir con alguien tan easy going y con el que me siento siempre tan a gusto y en quien confío tanto.



Cima, foto y abrazo. Echamos un trago de agua y oteamos el horizonte y marcamos rutas conocidas con el dedo y otras por conocer. Que bonito es nuestro Pirineo. Comemos un poco y nos echamos más risas. Toda la cima para nosotros en un día de excepción.


Y ahora toca bajar. Alex se va a marcar una bajada de antología desde la cima y por alguno de los corredores. Nivelazo. Yo arranco con los crampones y el piolet. Llegaremos a donde he dejado los esquíes a la vez, que es a mitad de corredor en una piedra. Soy muy rápido bajando con material duro, defecto de las carreras de montaña supongo. Ahora me equipo yo y Alex me espera. Respiro y me acabo la parte del corredor en tres saltos y luego a disfrutar de la gran sorpresa que nos depara Mr. Sabocos. Una nieve crema de excepción. Hasta yo lo gozo quitándome la espinita de la decepción del Aneto.


Y con esto y un bizcocho se acabó la temporada de esquí por este año. Bien apurada. Ha sido atípica en tanto en cuanto no he podido esquiar con Isabel ni una bajada. Al año que viene nos resarciremos. Gracias al incombustible Alex por aguantarme jajajajaja esquiando soy un poco quejica. Y gracias a Ele y Cris por la estupenda comida de después.

Al año que viene más y mejor, ahora toca centrarse en la vertical que llevo tiempo dándole duro en el tablero y es hora de empezar a recoger los frutos. Nos vemos por ahí arriba. Mejor pronto que tarde.













viernes, 12 de mayo de 2017

Vuelta al Aneto en 2 dias: Dia 2 de Cap de Llauset a Llanos pasando por el Aneto


" A la cima no se llega superando a los demás. Se llega superándose a uno mismo." 

Tic tac, son las 7 en el reloj. La noche se ha pasado en un parpadeo. Es hora de bajar a desayunar y luego salir hacia la montaña. Hoy espera un día largo, con mucho desnivel y seguro con muchas emociones. De postre volver a casa con la familia. Eso sí es una alegría inmensa.
Después de un sabroso desayuno y de preparar todo el material salimos rumbo al collado de Vallibierna (2732 mts), uno de los tres pasos que vamos a superar hoy. Salimos junto a las chicas que van a dar una vuelta por la zona para seguir recopilando datos. Al momento nos han dejado atrás. La nieve esta dura pero poco a poco vamos ganando altura. Félix y yo subimos sin colocar cuchillas. Pedro se las pone y al final llegamos a la vez. Uno nunca sabe como acertar. Hay que guiarse por sensaciones. Mejor pecar de precavidos que lamentar cosas después.

video

Siguiente objetivo la Brecha Soler y coll (2663 mts) para llegar a ella además de tener que bajar por una pala con nieve dura dura y hacer una media ladera para no perder altura por encima del Ibon alto de Vallibierna, luego de postre hay que subir una especie de canal con crampones. Un placer para las piernas con alguna zona expuesta. Una norma no escrita es que hay que saber salir y tener recursos para todo. Hace más frío que ayer y eso puede hacer que la nieve no transforme tanto como ayer o incluso que no transforme nada, haciendo que la esquiada no sea demasiado placentera dependiendo de la altitud y la orientación.
Llego el último a la base de la canal, el flanqueo me ha costado lo suyo. Arranco a tope la subida ya que me encuentro pletórico de patas y la hago express llegando a la vez que Félix prácticamente. Quizá un día domine tanto bajando como lo hago subiendo jajajajaja. Probablemente no.


Hasta aquí hemos llegado con las chicas, bueno mas bien ellas llegaban y luego nosotros. Ahora toca decidir que hacer. Podemos bajar todos juntos hasta el Ibon superior de Llosas y remontar la canal que sube hasta la brecha inferior de Llosas y luego girar a la derecha para montarnos como podamos en el plateu situado entre la cresta de Llosas , el Aneto y la cresta del tempestades. Luego tenemos que buscar la brecha superior o seguir la alternativa, sin perder altura, buscando un paso bajo la cresta del Tempestades y montarnos en el mismo Plateau. Esta ruta nos la ha recomendado el guarda del refugio y a mi la que más me agradaba.

Foto de Joge G. Dihinx, la izquierda es su ruta la derecha es la nueva alternativa para no perder altura.
Al final bajaremos hasta el ibon y luego remontaremos. Me jugué una jarra a que no habia paso sin descalzar tablas (la foto que veis no es nuestra, no encontramos tanta nieve)  y la gané. Descenso esta vez mucho más agradable, la nieve aún estando dura, se deja hacer mejor dada la hora que es. Llegamos en un periquete al ibon y nos despedimos de nuestras compañeras. Un placer y espero que el proyecto que lleváis entre manos saque pronto sus frutos y ayude a hacer la montaña un poco más segura. Ahora toca reponer un poco de fuerzas y comenzar a remontar la canal que tiene una huella muy muy buena. Nos ayudará a subir rápidos y seguros.

Félix cruzando el ibón de Llosas.
Toca seguir foqueando, sin prisa pero sin pausa que el día todavía acaba de comenzar. Tenemos que subir prácticamente hasta la brecha inferior para poder remontar los cortados. Normalmente no haría falta ganar tanto desnivel pero la falta de nieve por donde se supone que está el paso lo hace necesario. Sin tablas eso si conseguiremos superar la dificultad. Al ir de roca en roca no necesitamos calzar crampones. Un poco de hacer el cabra de roca a roca y ya estamos montados en el plateau . Toca seguir ascendiendo hasta los 3004 metros a los que se encuentra la brecha superior. Disfruto de un buen rato de esquí charrando con Pedro, la nieve está genial y nos deja subir cómodamente marcando buenas curvas. Que agreste y preciosa es esta parte del pirineo. Tanto en verano como en invierno es un lujo para los sentidos y para el espíritu.


Otra vez llego un poco justo de fuerzas a la últimas rampas pero esta vez apuro hasta arriba. Nada que no pueda reponer un buen bocadillo. Las crestas y alguna alternativa de subida entorno al III grado me llaman pero aunque lo insinúo no parece calar mucho la idea. Para otra vez será jejeje. Unos minutos de descanso y comenzamos a equiparnos para descender la brecha, que aunque sencilla requiere crampones y piolet para hacerlo con seguridad. Apenas es como un pasillo de ancho con nieve dura.


Se desciende sin problemas. Toca pues avanzar sin perder altura hacia el collado de Coronas. Hay una huella muy muy marcada tipo alpes pero con nieve muy dura y a la sombra la mayor parte del rato. Si calzamos esquíes deberemos de poner cuchillas así que avanzamos con lo que llevamos hasta la entrada del Estasen. Miramos y tiene muy buena pinta. Les ofrezco subirlos por aquí. Yo ya lo he hecho y es una canal sencilla de poca pendiente. Aunque llevamos material ultra ligero valorados todos los riesgos, nuestra capacidades y el estado de la nieve. Yo lo veo seguro y así se lo digo, Lo hablamos en equipo pero se deciden no subir por aquí. Pedro no tiene mucha experiencia en alpinismo y no quiere arriesgar con este material. Subiremos por coronas esta vez.
Adelantamos en la subida, llegando al collado, a unos militares haciendo prácticas y salimos al otro lado por fin. Hace frío, el tiempo está cambiando, pero luce un maravilloso sol. Estoy eufórico y el cuerpo me funciona como una máquina hoy. Subimos cada uno a nuestra marcha. Les espero en el colladito entre la Punta Arenas-Oliveras y el Aneto. Como de nuevo algo y me hidrato un poco. Pedro llega al rato y luego Félix con otra pequeña pájara. Ha tenido un problema con los crampones que arreglamos entre los dos y comenzamos la subida que vamos tarde y ya no queda nadie por aquí arriba.
Lo siguiente, andar, alguna rampa, la cresta final con el paso de mahoma y la cima. Preciosa cima para los tres solos. Esta vez no puedo evitar emocionarme. Le doy las gracias la virgen por cuidarnos y por todas las cosas que me ha dado este año. Abrazo y fotos. El Pirineo a nuestros pies otra vez.



Es hora de bajar a ponernos las tablas que habíamos dejado previamente en el colladito y ver como está el descenso. Ojala haya transformado la nieve aunque con el frío que hace me temo que no. Bajamos a buena velocidad otra vez por la cresta, rampas y a por el material. Me había dejado todo preparado y soy el primero en comenzar el descenso. Soy el más lento y peor esquiador de los tres.
La primera parte la resuelvo bien, nieve polvo que se deja hacer hasta 2900 mts. Pero a partir de aquí veneno del malo. Nieve dura, costrosa y sobre todo con huellas congeladas. Me empiezan a pesar las piernas y sufro mucho para bajar hasta los 2500 mts que es donde la nieve esta transformada, en la canal que baja a Barrancs. Las botas nuevas y el cansancio han hecho su parte y no he sabido adaptarme a la circunstancia. Pedro y Félix me han esperado pacientemente. Lo que a ellos les ha costado 5 minutos a mi casi 20. Pero al final llego a la zona de nieve primavera y aquí bajamos los tres a buena marcha hasta el Aigualluts. Buscamos alternativas de bajada por el desagüe pero no hay continuidad y yo decido quitarme las tablas un poco más abajo donde el desvío de la Renclusa y bajar a la Besurta. Ellos siguen para coger la ruta de invierno. Una pequeña confusión porque no nos vimos pero al final de lejos nos hablamos y quedamos de camino al coche. Yo bajo andando que ya he tenido bastante de esquí costroso por hoy. Llego antes que ellos a la zona de descenso y un poco más adelante nos juntamos y en poco rato llegamos al coche.
Han sido más de 18 kms hoy y más de 1500 de desnivel positivo y bastantes más de bajada. Un buen día de montaña desde luego.


Recogemos todo y buscamos un sitio para comer. Al final tuvimos que bajar hasta Graus para comernos una buena longaniza con huevos y patatas. Broche de oro.

El resumen de la actividad es que hay que hacerla. Recomendable 100%. El nuevo refugio de Cap de Llauset ha abierto un mundo de actividades que aún no siendo nuevas, si son más asequibles sin duda. De la compañía que puedo decir. Dos grande montañeros con gran espíritu y buena gente. Con lo que te podrías ir a cualquier lugar del mundo. Ahora sólo me falta seguir mejorando con estos cacharros que los carga el diablo llamados esquíes.

Un abrazo y nos vemos por ahí arriba más pronto que tarde.

miércoles, 10 de mayo de 2017

Vuelta al Aneto en 2 dias: Dia 1 de Llanos a Cap de Llauset


" La distancia entre tus sueños y hacerlos realidad se llama disciplina". Alex Txikon

Vamos a escribir la crónica de la esquiada de la temporada, que ya toca, fue hace un par de semanas pero la vida no me da para más. La salida de todos los años junto con ese gran montañero y amigo llamado Félix. En esta ocasión hemos pensado en algo grande, y nos hemos decidido por esta circular de dos días, larga pero que no defrauda. Paisajes preciosos y buenas foqueadas. Sensación de soledad. Alta montaña en estado puro.
Después de mucho gestionar conseguimos dos días libres de obligaciones. Si, estoy de acuerdo con vosotros, Isabel se merece un altar y de los grandes.
En esta ocasión se nos une Pedro, amigo de Félix y un grandísimo esquiador que tiene ganas de disfrutar de dos jornadas de montaña por todo lo alto. Residente en Cataluña pero Aragonés de nacimiento. Una gran persona y un amigo a partir de ahora. Eres un grande Moonwalker.


Quedamos en Barbastro y subimos del tirón hasta los Llanos. La pista a la Besurta está cerrada. Se nos ha hecho algo más tarde de lo esperado y comenzamos a foquear con algo de retraso. Las 9.30h. Eso no nos permitió afrontar la subida al Pico Russell que teníamos en mente, pero por otra parte transformo la nieve en altura dejándonos disfrutar de un par de descensos preciosos.
Nos calzamos esquíes nada más salir el coche y mezclando un poco la ruta de invierno a la Renclusa y el instinto sólo los descalzamos 5 minutos apenas hasta el Aigualluts. El día promete calor y no defrauda para nada. El sol de Abril no faltó a su cita.
Desde el comienzo la ruta no tiene pierde. Hasta el Aigualluts camino más que conocido. Luego seguir hacia Barrancs y acabar el eterno valle hasta subir al collado de Salenques. Bajada hasta un plano. Rodear el contrafuerte del Russell Oriental y luego unos planos más, rodear un Ibón, collado y bajada hasta el Refugio de Cap de Llauset.

video

Clásica foto
En Barrancs quizá la única duda es un pequeño colladito a mitad, es el de la izquierda. Cuando lleguéis ya sabéis de que os estoy hablando. Rodear por esta parte el macizo del Aneto y ver sus agrestes caras Norte no tiene precio. Es probablemente una de las visiones más bonitas, junto con el Vignemale, de nuestro querido Pirineo. Aneto, Espalda, Tempestades, Margalida y la cresta de Salenques. En un momento dado foqueando por aquí puedes sentirte un poco como en un valle del Himalaya, solitario pero de una belleza abrumadora. Eso sí el calor aprieta y mucho. A mi me da un pájara de las buenas justo antes de afrontar la subida directa al collado de Salenques. No sé si fue deshidratación, hambre o un poco de todo mezclado con el sueño pero estaba bastante mal y así se lo dije a Félix. "Hoy toca día de sufrir". Me voy quedando atrás en mi fuerte, subir. Llego sufriendo a las rampas finales. 


Paramos un momento y me como unas avellanas, agua y algo de chocolate. Miro lo que queda y les digo que prefiero seguir yo por delante que ya me cogerán seguro y me dejarán atrás. Empiezo pero noto que algo ha cambiado. Subo a buena marcha, giro tras giro, diagonal tras diagonal y veo que no me alcanzan. Cosas del cuerpo, ya ves, lo importante es no rendirse. La parte final quizá para cuchillas pero la apuramos sin ponerlas. Llego el primero y rápidamente me descalzo y me paso al otro lado del collado, hace un frío que pela. Hemos tenido suerte y vamos a subir y bajar desde el mismo collado con las tablas puestas.
Supongo que conforme vayan avanzando los días no será así.


Nos juntamos todos y comenzamos a preparar todo para bajar. La nieve se ve buena al ser cara casi sur, quizá un poco pesada pero se deja hacer. Yo estreno botas como aquel que dice. Unas Sportiva Spitfire de dos ganchos. He vendido mis Dynafit Px-one de tres y notaré la diferencia. No tanto hoy como al día siguiente con nieve dura en el Aneto. Así pues emprendemos el descenso que se hace largo pero disfrutón. No hay que bajar abajo del todo ya que hay que rodear el Russell por debajo del contrafuerte. No tiene perdida y hay mojones que lo marcan. Este paso con nieve dura es algo expuesto ya que vas por una faja ancha pero con mala caida. Precaución.


Este es el punto donde giramos a nuestra derecha visto desde el collado. Hay que remontar una ladera para plantarse en la feixa y rodear el macizo del Russell que nos dará acceso a nuestro refugio.
Lo dicho está bien marcado y es bastante intuitivo. Más o menos llanear y llanear hasta llegar al Ibon de Cap de la Val y rodearlo dirección Este hasta ver el collado del Estany Negre.


Un poco antes de este punto a Félix le ocurre lo que a mí en Barrancs y le da un pequeño bajón. Es la hora de comerse el bocadillo y reponer fuerzas. Sentados en una piedra con vistas al pirineo catalán nos damos un pequeño homenaje. Queda sólo afrontar el último tramo del día que he descrito rodeando el lago y pasando el collado. Esta zona es orientación W y bastante vertical y expuesta. Nosotros pusimos cuchillas y desde luego no sobraron. Incluso sacar los crampones y el piolet no habría estado mal. 


Solventando sin más agobios esta último paso y ya sólo nos queda descender hacia el Ibon de Llauset de una forma directa. Pero antes nos tumbamos en unas piedras al sol donde se descansa de muerte. Menuda maravilla estar aquí. Echo mucho de menos a mis peques, mi mujer y mi chico, pero si no llenara de vez en cuando mi espíritu con estas cosas no sería igual de feliz y no estaría bien conmigo mismo. Quizá sea un defecto muy grande o quizá una virtud. O quizá consista en buscar a la persona que entienda tu alma y comparta esas sensaciones para que todo esté en equilibrio. Quién sabe. Cuesta volver a arrancar pero lo que queda es una bajada de lujo y luego el calor y lo acogedor del refugio.

Bajada final al Ibón de Llauset. Tubo estrecho pero que se dejó hacer.
Y por fin, después de toda una jornada de montaña llegamos al calor del refugio y a la merecida cerveza. Cap de Llauset me recordó al nuevo Gouter pero en pequeñito. De materiales sostenibles, con formas que recuerda más a la aeronáutica que a la montaña pero muy acogedor y con muchas muchas comodidades. El guarda David entrena en mi tablero y sé que es buena gente y nos trata de lujo. Dentro compartimos cena con las dos únicas visitantes unas chicas del Val de Arán que están realizando un trabajo muy interesante para la FAM sobre unos mapas de aludes para combinar con los boletines nivológicos. Cena, colacao y a la cama que hoy toca dormir del tirón.


Mañana será otro día y habrá que disfrutarlo con subida al Aneto incluida.

martes, 2 de mayo de 2017

De Ueli, del riesgo y del sentimiento de la montaña


" El alpinismo forma parte de mi vida, de mi personalidad. Si dejara de practicarlo dejaría de ser yo mismo." Ueli Steck.


Porqué me lanzo a escribir estas palabras. No sabría muy bien como explicarlo. Pero la muerte de Ueli Steck me ha removido una parte de mis cimientos de una forma que no me esperaba y necesitaba expresarlo. Y no sólo a mi, creo que al mundo montañero en general.
No lo conocí personalmente, pero formaba parte de nuestra filosofía de vida y de nuestro mundo. No soy un alpinista de élite, disto mucho de serlo. Soy un escalador del montón, que hace años que no encadena un 7a (aunque estoy en ello), que ha estado menos veces en Alpes de las que querría y de los que se quita horas de descanso para cumplir pequeños sueños en Pirineos, Riglos, Montrebei... Podría ser perfectamente tú.
En la caja de mis primeras botas de montaña venía un libreto con Lynn Hill y el encadenamiento del Capitán en libre, ya ha llovido. Cuando yo apretaba en caliza el señor Ueli ya subía la norte del Eiger... Y de repente salto a la palestra mediática con sus ascensiones, con su se puede hacer más rápido, mejor, más puro... Muchos empezamos a seguirle y a leer cosas sobre él. Y sin quererlo creó una corriente, o más bien puso de nuevo de moda una corriente que representaban Terray, Rebuffat... pero sobre todo Walter Bonatti. 
No importa el qué, lo que importa es el cómo. La búsqueda de la pureza, de lo simple. Del sentimiento de la montaña.
Quien se quedara sólo con sus records y sus proezas no entendía nada. Era un alpinista fuera de serie sin duda. Pero lo que le caracterizaba era su tesón, su fe en si mismo, su visión futurista de lo posible. Y sobretodo su filosofía y su forma de entender la montaña.
Quizá su aura de "lo tengo todo bajo control" nos ha dejado más tocados. Su filosofía del entrenamiento por encima de todo, del minimizar los riesgos con una buena preparación, su preparación del material al milímetro... Sabíais que en sus tres records a las caras norte llevaba una cuerda en la mochila por si acaso?. 
Muchos hemos madurado con sus entrevistas, sus vídeos... Nos enseñaste una lección de moral con lo que hiciste en el Annapurna. Si se quiere se puede. No llegaste a tiempo pero lo intentaste con más fe que cabeza. Con el amor sin pedir retribuciones por el ser humano y el compañero . Cuanto más amable y acogedora sería la montaña si todos fueran como tú. Cuanto más sincero y bello el mundo montañero.
Quizá es el representante de una generación, junto a algún otro, de la forma de sentir y de vivir la montaña. De mi generación. Y se fué. Yo te echaré de menos.


Mis cimientos se han movido un poco. Fiel creyente en el entrenamiento, como tú, nunca me he metido en algo que no considerara en mis posibilidad valorando todo en conjunto. Si he tenido como objetivo el hacer un corredor X he entrenado Dry Tooling, he empezado por otros más sencillos... Si he escalado un tapia en clásica voy sobrado de grado y mido mis movimientos. Si he corrido por una arista antes he entrenado muchos kilometros en las piernas, bajadas, terrenos diferentes... Alguna vez me ha acompañado la suerte seguro. He ido solo varias veces y alguna vez he forzado por convicción. La fe en mi mismo y en mi preparación soportaban las dudas y rechazaban los peligros. Quizá como él. Quizá su reflejo me hacía más fuerte. Quizá pensaba que al igual que Bonatti, Profit o Messner, para Ueli el riesgo extremo se terminaría y acabaría su vida haciendo otras cosas y otros retos.
Y aún así nadie está libre de un accidente, de un fallo, de un golpe de calor o un mareo. Es un riesgo que asumimos cada vez que salimos a la montaña. Para él subir el Nuptse es como para mi subir una arista de III. No creo que arriesgara como otras veces. Su riesgo era limitado porque entrenaba para ello. No se la estaba jugando.
Realmente vale la pena dar el todo por el nada?. Porque eso es el Alpinismo, jugárselo todo por algo que sólo tu vas a sentir. Algo inmaterial e intangible. Muchas cosas esperan abajo que llenan el alma pero quizá no lo hicieran de la misma manera si no subiéramos arriba para echarlas de menos y para vivir tal y como nuestro espíritu nos reclama. Para vivir de verdad.

Yo creo que sí, que vale la pena. No sé vivir de otra manera. Lo he intentado y fallé estrepitosamente. Quizá su muerte nos ha hecho a muchos reflexionar, cada uno en su medida y estoy seguro que con ello nos ha regalado una última lección. He vibrado contigo Ueli, siguiendo tus videos, me he emocionado, y a veces hasta me he sentido como tú, corriendo con los piolets por corredores de nieve; has sido puro y has vivido como querías. Ahora brilla una estrella más en el cielo.

Gracias y hasta pronto.