viernes, 8 de noviembre de 2019

Ordesa, Pilar de Primavera (250 mts/ 6b)



" Dicen las estrellas que los fugaces somos nosotros". 

La vida es un camino lleno de rectas, curvas, desvíos, cruces... la vida es cambio. Somos tan efímeros y tan breves que no somos capaces de asimilar lo insignificante de nuestro paso por ella. En contrapartida podemos hacer muchas cosas con el tiempo del que disponemos. Por eso tenemos la obligación de disfrutar de los pequeños momentos con la gente que queremos. De aprovechar cada experiencia.
Mi padre se está marchando poco a poco, y cuesta asumirlo. Quizá me he dado cuenta de muchas cosas en estos momentos, por eso, porque no hay vuelta atrás, estoy pasando todo lo que puedo a su lado. Pero no hay que dejar aparte las cosas que nos dan la vida y que nos hacen ser lo que somos. No debemos lamentarnos demasiado de lo que viene porque no tiene remedio, aunque tampoco debemos olvidarlo. Hay que continuar siempre hacia el frente, siempre adelante.
La montaña es parte de mi, así como lo es mi familia y lo son mis amigos. Es lo que soy. Hay que seguir y sumar, crecer y avanzar, llorar y reír... hay que VIVIR.

Tengo muchos planes, tengo muchas actividades hechas sin escribir... En esta ocasión voy a reseñar esta preciosa escalada en uno de los paraísos en mayúsculas de nuestro querido Pirineo. Ordesa. Ya no es mi primera vía y os aseguro que no será la última. No sé que tienen las grandes paredes que enganchan. El objetivo al principio, como siempre, era otro, la Rabadá y Navarro al pilar de Cotatuero. Pero...

Quedamos en Huesca muy temprano el gran Chema Galve y yo, para coger el primer bus que sube a la pradera. Para hacer ese viote, la Rabadá y Navarro, larga y sinuosa donde las haya, hacen falta horas y no queremos pringar. Llegamos justos a Torla, el bus sale a las 6 am. Preparamos todo corriendo, mientras él compra los tickets yo aparco y me visto. Nos ponemos a la cola y ¡oh! sorpresa, el bus se llena y nos quedamos fuera por poco. Toca esperar al siguiente, apretar el ritmo subiendo cuando llegemos y rezar por no perdernos mucho en la tapia y salir rápido por arriba.


Llega otra vez el Bus, estamos montados y rumbo a la pradera. Aún da tiempo va. Llegamos, cargamos algo de agua, una visita al baño y a tope para arriba. Chema me lleva a un ritmo bestial que me hace sacar la lengua bastante rato. Por dios que manera de subir. Ahí se van a notar los doce años de diferencia, ahí. Seguimos avanzando, pasamos por el arroyo, cargamos más agua, seguimos hasta el desvío, escondemos su mochila como otras veces. Ya se ve la paréd, ya se ve el pilar, ya se ven... dos cordadas en la vía. Unos llegando a la primera reunión y otros esperando. Si les ha costado tanto hacer el primer largo, que no les costarán los demás. A tomar por culo planes. ¿Y ahora qué?.
Vamos a tirar de imaginario y a hacer eso que le gusta tanto a Diego Bartolo, escalar sin croquis. Opciones: yo voto por la Anglada-Cerda y escalada algo más de placer, Chema por la Edelweiss y apreturas finas. Miramos el móvil, le echamos un ojo a las reseñas, "Lejos de los gilipollas"... ¡¡¡Pilar de primavera!!!!. ¡Bingo!.
Vía de grado relativamente amable pero poco equipada de infausto recuerdo para Chema por su vuelo en el taco de madera famoso. 10 años hacen ya de esa aventura del pequeño de los Galve. Le podéis echar un ojo aquí http://hermanosgalve.blogspot.com/2009/07/pilar-de-la-primavera-al-gallinero-mayo.html
Toca otra vez subir al jardín y transitar por él, probablemente una de las peores cosas que se puede hacer en Ordesa. Hago yo el largo de entrada sin cuerda y en zapatillas hasta que me cago, por dios con el cuartito, tengo que bajar y encordarme. En zapatillas se sufre pero sale bien. Digamos que es un IV+ de Ordesa curioso por no decir otra cosa. Luego sube Chema desde la reunión hasta pie casi de muro donde monta. Bien de matojo tracción. Ahora paso yo en cabeza y me hago todo el jardín hasta donde creemos que está el pie de vía. Vamos un disfrute para los sentidos y para los tobillos.


Echamos un bocado, melocotón incluido. Yo soy más de comida ligera y él es más de hogaza y fruta. Debatimos alegremente por donde le vamos a entrar a la vía. El pino grande de la segunda reunión se ve, es bastante evidente, y más arriba el diedro. Zonas para entrar muchas, todos diedros mas o menos claros. A mi el que mejor me pareció estaba situado más a nuestra izquierda y creo que era el correcto, Chema prefiere entrar por otro más a la derecha. Como él se va a tirar el primer largo, el elige. Son las 11 am cuando empezamos a escalar.


Este es el croquis que seguimos en nuestra andanza y otro dibujado por mi ya que no he encontrado ninguno más casero para llevar encima.  Usar a conveniencia. Entre todas las reseñas a las que les eche un ojo rápido al llegar a casa me gusta mucho la de Luichy, aquí os dejo el enlace.

http://luichy-lanochedelloro2.blogspot.com/2015/07/el-gallinero-pilar-de-primavera.html




Que comiencen los juegos...

L1: 25 mts Vº. Empieza Chema por un diedro algo descompuesto donde los más difícil es agarrarse  sin que se caiga nada y hacer lo mismo cuando subes con los pies. No es demasiado bonito pero se deja hacer y se disfruta. Reunión muy a la izquierda en un árbol, lo que nos hace intuir que el diedro correcto de entrada era el que yo decía. Bastante más a la izquierda de donde empezamos. Vamos a citar el dicho Galve... "en lo único que tienes que hacer caso a un Galve es cuando te diga que no le hagas caso".

L2: 20 mts. Vº+. Bonito diedro con un puente roca en mitad para asegurarlo. El cordino que hay es miserable y mugriento. Lo siento no lo cambiamos, ya si eso para otro año. Mira que soy de agarrarme de todo lo que toca, pero en esta ocasión no me atrevo ni yo. Empiezo escalando torpe y nervioso hasta que la máquina empieza a funcionar y ya todo cambia. Gracias a los consejos de Chema que me relaja y me hace cambiar la mentalidad. Buenos movimientos de diedro, bavaresa incluida, y buenos sitios para asegurar. Reunión en un árbol otra vez a la izquierda. Muy cómoda.


L3: 25-30 mts (por lo sinuoso) Vº/Vº+: Salgo hacia la izquierda con el marcado objetivo de colocarme ya bajo el diedro-chimenea característico de la vía. En seguida arriba veréis un clavo, paso algo expo. Luego hacia el árbol muerto donde veréis otro clavo. Travesía con miga a la izquierda y diedro fino. Salgo un poco a la izquierda con paso de mostrador incluido y luego a derechas y para arriba por zona algo más sencilla y muy muy cómoda de asegurar. Largo disfrutón con múltiples variantes, todas buenas y divertidas. Gana mucho mucho en verticualidad.



L4: 20 mts. 6b o A1/Vº+. Precioso largo de diedro-fisura con truco. Le cedo los honores a Chema que se lo curra en A1 como un señor hasta arriba a buena marcha. La entrada tiene su miga, yo caí hasta que lo ví. Dos veces vamos. Hay que salirse del diedro a la izquierda un poco, y no digo más que así lo descubrís solos. Luego zona de transición más sencilla y diedro-bavaresa con taco de madera característico. En esta zona voló Chemita hace muchos años y buen trozo. Esta vez pasa con soltura. Yo fuerzo en libre, pero me toca sudar y gruñir. El del tres se engancha y casi caigo al sacarlo, pero sale. Minitrave a izquierdas y reunión. Vaya largazo 5*. Muy físico y muy peleón pero disfrutamos los dos mucho. Toca celebración en la reu con agua y algo de comida. Aquí ya estamos a la sombra y hay que abrigarse. Vistas de ensueño.






L5: 25 mts. Vº/Vº+. Largo que me pide Chema tirarse, que la otra vez no pudo. Largo de colocarse y trabajarlo poco a poco con buenos alejes pero relativamente cómodo. Algún paso hay más picantón. Movimientos sinuosos de chimenea que a mi se me dan bastante bien. Chema monta donde le viene en gana, a unos 10 mts de la salida. Aquí a la sombra mucho calor no hace no. El patio de los de emocionarse. Me encanta la sensación de vacío.¿ He dicho ya que me encanta escalar en Ordesa?.





L5 bis: 20 mts. Vº/Vº+ y andar. Salgo yo por otros paso de chimenea preciosos que Chema no veía y que a mi me salen bastante bien. Este tipo de escalada se acopla bastante a mis puntos fuertes escalando y además me gusta. Voy subiendo con algo más de relajación en las dificultades y veo la salida a derechas, salida de piedra suelta a una minipradera inclinada y paseo hasta el siguiente muro. Decido montar aquí porque si no no nos vamos a oir y el rozamiento además sería brutal.


L6: 15 mts. IVº+/Vº. Fisura diedro de libro y llegada a la pradera final. Disfrute en todos los sentidos. Las piezas grandes se colocan muy muy bien aquí. Al llegar arriba echo un ojo a las rocas sobre la salida y están sujetas sobre un minipilar de 30 cms de diámetro corroído. Da bastante bastante miedo.
Llegada eufórica a un mar de edelweiss. Qué sensación de libertad más absoluta.



Son las 15.30h, en algo menos de 4 horas y media nos hemos hecho la vía. Realmente ha sido un placer escalarla. Quizá es que hoy era el día, o quizá es que voy escalando mejor pero no he tenido en ningún momento sensación de apuro gordo, he disfrutado mucho los pasos y me he atrevido a intentar forzar en libre toda la vía. Teóricamente es una de las más fáciles de Ordesa, pero en contrapartida también es una de las menos equipadas. A mi me ha encantado, pero yo soy una facilona y para ser sinceros me parece que me encantan todas. Una clásica de unos clásicos que no os debéis de perder.

Llegamos en un tris a la pradera disfrutando lo que se puede de la bajada que duelen los pies, a esperar el autobus de retorno al a "civilización". En esta ocasión ponen dos y cabemos todos. La gente nos mira raro y los padres le dicen a los niños que esos son escaladores. Demonios me siento hasta un poco fuera de lugar. Qué extraña sensación.

Como siempre dar las gracias a Chema con el que disfruto mucho mucho escalando, no sólo por los sitios a los que me lleva, si no por lo a gusto y lo bien que me lo paso a su lado. Eres muy grande, feo pero grande jajajaja. Y gracias a Isabel, como siempre, por dejarme tachar sueños de la lista con una sonrisa en la cara y un abrazo y mil besos a la vuelta. Nos vemos por ahí arriba.




viernes, 23 de agosto de 2019

Péne Sarriére, cara Este Clásica (205 mts / Vº)


"La vida es una oportunidad para actuar. No hay que retroceder cuando sea posible realizar un sueño." Denis Urubko.

Reconozco que tengo esto un poco abandonado. Al final cuesta un esfuerzo mantener un blog vivo. En fin tengo muchas cosas en el tintero por escribir, poco a poco. En esta ocasión quiero hablaros de la pequeña escapada de verano junto a Isabel a esta gran clásica reequipada obra de Ravier y cía. allá por el año 1959. Vía que a pesar de los años no pierde su interés y encanto, por lo precioso del entorno y lo estética y bella que es la pared. Objetivo DISFRUTAR.
Como en otras ocasiones los abuelos, siempre dispuestos, nos hacen "la cobertura" (no confundir con otras coberturas de cuando éramos jóvenes :P) y desde el valle de Tena como punto de partida cogemos el coche rumbo a Gourette. Café de rigor a precio de Chamonix en esta estación de esquí que claramente vivió tiempos mejores y enfilamos el camino hacia la base de la pared. Aproximación cómoda y relajada sin perdida alguna con mucha compañía para ser un lunes. Mucho trajín de gente por estos lares. Llevamos seguro una cordada delante al menos, de dos más guía, que hemos visto salir en la misma dirección mientras hacíamos material. No nos importa, la jornada es de relajación total, sin prisas y sin agobios.


Lo dicho, sin problemas llegamos a pie de vía. La cordada que llevábamos delante acaba de empezar. La profesión de guía es dura y para nada envidiable en algunos aspectos, menudo quilombo tenían montando asegurándolo los clientes. A punto estuvimos de echarles una mano, pero al final resolvieron el asunto solos. Quizá podríamos haberles pedido permiso para pasar, pero decidimos sentarnos tranquilamente y esperar disfrutando del silencio y de estar juntos en la montaña. Y de las hormigas gigantes que viven bajo esta montaña. Para ser sinceros no escalaron tan mal. Les dimos un par de largos de ventaja y al final los cogimos en el hombro sin que nos estorbáramos en lo más mínimo. Cierto es que escalamos gustándonos. No todo van a ser prisas.


Comenzamos pues una escalada cargada de historia. Donde los aventureros de verdad subían por lo desconocido con medios más que precarios. Unos valientes sin duda.  La pared la podemos dividir en tres partes. Los dos primeros largos de dudosa calidad y roca. La escalada hasta el hombro de bonitos y disfrutones movimientos y el largo final, más alpino donde con un Totem verde solucionas todas las necesidades de aseguramiento.

La topo como tantas otras de Luichy.
L1: 30 mts / Vº. Largo que comienza por un espolón-diedro de roca bastante compacta pero de tantear un poco, para pasar posteriormente por una placa juguetona y bien sobadita en travesía a izquierdas. El truco subir y bajar no digo más. Luego sin problemas hasta la reunión.


L2: 35 mts / IVº. Escalada fea, mala y de roca dudosa y peligrosa en todo su trazado que te hace reconsiderar la conveniencia de haber elegido esta vía. En todas las reseñas y piadas leeréis lo mismo, a partir de aquí la roca mejora. Y es absolutamente cierto. Largo para olvidar sin más. Hay que pasar, pues se pasa que para eso hemos venido.

L3: 35 mts / Vº. Preciosos movimientos por regletas de generosos agarres siempre a la derecha del diedro. Siempre hay algo bueno de donde agarrarse. A pesar de los miles de pies y manos que han pasado por aquí la roca mantiene una más que buena adherencia. Largo muy bonito.


L4: 50 mts / Vº. Estupenda tirada con la misma tónica que la anterior, con algún movimiento más picante y una pequeña panza de cazos que harán las delicias de cualquiera. Disfrutando sin prisa cada paso y cada gesto. Sólo por esta tirada vale la pena haber subido hasta aquí.


L5: 30 mts / IV+. Sale Isabel hacia el hombro, moviéndose con soltura y bailando a gusto por la placa, largo con los seguros lejos pero sencillo que disfruta. Luego llega hasta la fisura desplomada y sólo ve un clavo. Creo que se pasó la reunión. Gracias a los walkies podemos solucionar el tema y monta reunión en esa repisa aunque de un solo punto. Fallo mio que no le he dado los dos totem que llevábamos. De todas formas subo rápido y sin problemas y montamos una reu en condiciones con el verde.


L6: 25 mts / Vº. Salida en desplome por una fisura de generosos agarres, quizá pueda ser un poco más, sin duda es el paso más duro de la vía. Luego pasear por la arista poco a poco hasta la reunión en la cima. Recupero a Isabel y nos damos un abrazo de cima. Ahora a recoger material y a comer un poquito con la calma. No podemos disfrutar mucho de las vistas porque la Gabacha nos rodea. Aunque con los calores de estos últimos tiempos se agradece un poco pasar fresquito.



El descenso no tiene pierde, por sendero cómodo y bien marcado hasta donde hemos dejado el coche. Amedrenta imaginar por donde debes bajar cuando estás aproximando pero luego es muy sencillo. 

Una vía de corte clásico pero rozando el loveclimbing desde su reequipamiento. Una maravillosa manera de ascender en una tarde o una mañana a este precioso y estético pico francés y de disfrutar del paisaje y sobretodo de la compañía. No habríamos podido disfrutarlo más en esta ocasión. Quizá algo más picante nos hubiera dejado más llenos en a lo que escalada se refiere, pero a veces uno peca por exceso y otras por defecto. No queríamos meternos en algún marrón como otros años. Vamos no quería volver a meter a Isabel... jajajaja.  Hay que tenerla y ya la tenemos.

El otro día reflexionando con Chemita surgió el tema de disfrutar de estas aventuras con tu pareja como lo hacemos Isabel y yo... Y se me ocurrió compararlo con una bebida detox. Estas actividades de vez en cuando nos hacen sentirnos vivos, borrar de un plumazo muchas complicaciones y problemas que en realidad no tienen importancia y darnos un baño de unión entre nosotros. Sólo nosotros por un rato. Y volver con las pilas cargadas y siempre siempre tener ganas de más. Una especie de desintoxiación de la vorágine del día a día. Tengo mucha suerte.


Nos vemos por ahí arriba, más pronto que tarde.

jueves, 13 de junio de 2019

Rabadá y Navarro a la norte del Puro, entrada por Muñoz-Picazo (210 mts 6B+)



" Si aleja es que se deja". Dicho popular Riglero.

Y aquí que nos plantamos otra vez bajo los míticos mallos. Bajo este pináculo de conglomerado, esbelto y desafiante, el Puro o Fuso. Y por sus paredes una clásica entre las clásicas. No fue la primera vía abierta por esta mítica e idolatrada (por mi parte) cordada, Alberto Rabadá y Ernesto Navarro. Pero sí la primera de entidad. El Puro y su cara norte, historia de la escalada aragonesa y española. Un trazado tan hermoso como psicológico del cual Rabadá dijo en una ocasión que le había dejado tan buen recuerdo que no volvería a repetirla, y así fue con su triste fallecimiento tres años después. 
Por mi parte demasiado tiempo sin escribir. Pocas actividades que reseñar. Mucho estudio, cosas del trabajo, alguna tapia, algo de depor... Todo tiene su momento y ahora no ando con demasiadas ganas de expresar cosas.
En esta ocasión, como en tantas otras, tenía otros planes en Montrebei, una vía de la lista con Chemita, pero parece que es quedar a escalar y salirle trabajo. Luego surgió plan con el maestro Fernando en Montrebei de nuevo, pero también obligaciones de última hora lo tiran para atrás. Pintaba otro día de mendigar compañero de cordada en depor, parezco el niño garrapata, pero recibo un mensaje de última hora del gran Chema "Riglero" y me ofrece escalar lo que quiera. Así que mirando la meteo tenemos un par de planes que concretaremos por la mañana tomando un café.
Sin madrugar demasiado me planto a las 10 am en el aparcamiento, dan calor del bueno así que dada la hora habrá que buscar algo a la sombra. Muy buen café en el "Bar de Riglos", que ha cambiado de dueños y se nota la mano. Decisión en el último momento. Vamos a la Rabadá y Navarro que no la tengo, pero con una entrada algo más picante que la normal o la directa clásica.

Reseña de Guara Vertical (pincha para consultar)
Paseo tranquilo charrando hasta pie de vía, marcado con una flecha azul. Mirada hacia el cielo, hacia el torreón, viaje a centro de la leyenda. Comienza el juego.

L1. 40 6a+. Largo de entrada que coge fríos. Aquí debutas siempre a lo grande, no da ni un poquito de tregua. Yo no consigo encadenar a vista, los pensamientos de siempre, que hago aquí con lo bien que se está en casa, me tengo que colgar en la panza de entrada a la reunión con los brazos al pil pil ya. Esperemos que esto cambie si no me espera un día de sufrir. Reunión en una gran y cómoda repisa.

L2. 45 mts 6b. Salimos a derechas para coger la vertical otra vez. Largo de sucesión de panzas con miga. Se nota que ya se ha calentado porque sale con más facilidad y el cerebro ya va volviendo a pillar la técnica riglera. Buenas panzas con bien de cacho. Algún apretón y salida fácil pero algo rota hasta la reunión en el pasamanos de la cueva. Se ha disfrutado desde el principio.

L3. 20 mts 6b+. El largo más equipado y con razón. Parece roto, y si te sales de lo que tienes que coger lo está, pero lo cierto es que está muy asegurado y no se pasa miedo alguno. Tiene truco, yo no lo ví, me agarré de donde no era. Piedra en al mano y a volar. Pero poco que aquí no aleja. A la segunda ya cogí donde debía y para arriba. Reunión sobre una entosta ya en el torreón.

Comienza la Rabadá-Navarro a la norte del Puro:

L4. 25 mts 6a. Bonito trazado evitando lo más complejo. La panza dura por la izquierda. Chema la encadena por la derecha y seguro que sale 6b o más. Sin problemas, disfrutando de una escalada elegante con buena roca. La vía se la sabe de memoria así que no hay perdida ni embarque posible. Todo fluye. Leyenda bajo nuestras manos.

L5. 15 mts 6a+. No recuerdo que este largo fuera más difícil que el anterior. Importante la travesía, recto debe ser duro duro con salida de romos. Salimos un poquito al sol que se agradece. Vuelta otra vez al lío con travesía divertida. Todas las reuniones tienen parabolt, que siempre se agradece. Algún seguro de risa en camisa, pero no vamos a caernos por si acaso.

L6+L7 40 mts. 6a. Bonita sucesión de panzas con tendencia a la izquierda. Poco material en la vía, es la tónica general y algún aleje bueno. Pero la calidad de la roca deja hacer. Nos plantamos debajo del último largo, el más rotillo, en un plis plas. Alucinando de como estos dos genios encontraban el camino entre un mar de roca.


L7 25 mts V+. Quizá con el de salida de la cueva el largo de peor calidad de roca. Todo parece que se va a caer en el diedro-fisura. Barra de pan característica a la salida que marca la tendencia a derechas y seguro bien puesto. Luego suaviza totalmente y llegada al sol, que aprieta, y a la cima del puro. Momento especial sin duda.


Chema me ha llevado de la mano durante toda la vía y he disfrutado mucho mucho de la escalada. Pocas veces le di las gracias. El trazado es elegante, sinuoso e inteligente. La roca sorprendentemente buena, salvo en algún pequeño tramo. Lo cierto es que me emocioné mucho al estar allí arriba. Es la primera vía de entidad que repito de esta mítica cordada y le tenía muchas ganas. He hecho otras, de uno y de otro, pero esta es una de las cinco clásicas que todo el mundo debería tener en su haber.
Otro pequeño sueño cumplido, otros diez nuevos que salen de la chistera...

Material:
- Cuerda de 80 mts.
- Material personal de asegurar y reunión.
- 12-15 cintas express.

Pronto volveremos a la aventura y quizá recuperemos las ganas de escribir. De momento a disfrutar, nos vemos por allí arriba.


lunes, 24 de diciembre de 2018

Resumiendo el año y FELIZ 2019


 " Disfruta del viaje y aprende del proceso." Arno Ilgner.

Otro año ha pasado casi sin darnos cuenta. Como dice un amigo "desde que tengo hijos los días son eternos y los años no duran nada". Y así es. Como cambia la vida.
Este es probablemente, de los últimos tiempos, el año que menos actividades para reseñar hemos realizado. Pero, en contra partida, lo hecho ha sido de bastante calidad y hemos tachado un par de sueños de esos que tienes pendientes en la lista.
Me he centrado más en la escalada deportiva, sobretodo porque las salidas son más fáciles de apañar de medio día (horario guardería) y entrenar me resulta más sencillo de cuadrar que salir al monte. Nunca he sido muy de depor, pero a todo se hace uno. Isabel está a fuego con el crossfit por el mismo motivo de tiempo. Para ser sinceros la transferencia entre esa forma de entrenamiento y los deportes de montaña por lo que observo es bastante grande. Con poco entreno en tablero Isabel, no ha perdido grado, y en el monte está bastante bastante fuerte, a veces dudo de si más incluso. Si hay algún técnico deportivo que lea esto y quiere hacer un estudio aquí tiene campo.

El año empezó con un día al fresco en Rueba con el incombustible Alex, día de disfrutar de la roca y sobretodo de la compañía. Vías de "loveclimbing" para preocuparse de otras cosas, pero no de la seguridad. 
Tachamos otro de los picos de mi infancia con esquíes, el Aspe, con el gran Félix y la incombustible Ana, nueva compañera de esquí. Conversación curiosa con Chemita Galve desde la cima, estaba currando en Candanchú, ahí en la neverita de la rinconada, en la silla paleando. Poca nieve había para la época pero luego fue un invierno largo y blanco. Un descenso de ensueño aún así.

Y llegó Marzo y la despedida de soltero de Alex, buenos días de esquí saliendo de la puerta de su casa literalmente, como en Alpes. Los días de sol aprovechamos para escalar y hacer una escapadita a Riglos y tachar la vía "Irene y la Paz", liberando todos los largos, poco a poco vamos viendo los resultados de los entrenamientos. 
Más días de deportiva y de intentos fallidos a tapia y a esquiar.  La malísima meteo de esos días coincidía siempre con mis días de fiesta. Ni Montrebei ni flores. Ni escapada de trave de todos los años, este tocaba Posets y varios picos más... Pero no hubo manera.

La Visera, otro pequeño sueño tachado, íbamos al "Zulú demente" pero tres cordadas por delante nos hicieron repetir esa vía legendaria de la escalada, la Mosquitos. Una linea de 6b, en la que  el largo clave puede ser del grado que quieras según dice la leyenda. Liberamos pero no encadenamos. Gran clásico con uno de los largos más míticos de la escalada, la gran travesía. Impresionante.
Más días de deportiva, y aprovechamos un día de solteros (los abuelos se quedan con el peque) para hacernos otra vía de camino al Piri donde hemos quedado con amigos, el espolón del Gallego, a la sombra y frescos. Disfrutando de escalar juntos de nuevo.

Y llegó el día, y escalé por fin una vía en ORDESA. La vía de los Cuervos, no es clásica, muy poco repetida, pero si obra de unos grandes clásicos como son Galvez y Pablos. Sin palabras. Caerán más seguro, pero esta vía, dura, desequipada, con grado de los 80, se ha quedado un pedacito de mí. 
Al final, como creo que nos pasa a todos, trocitos de mi yo escalador se van quedando por las tapias más geniales de España, paredes que te enamoran... Naranjo, Cienfuens, Montrebei, Riglos, Ordesa.... Subiendo metros, tachando bellezas verticales de la lista. Aquí tengo que dar mil veces las gracias a mi compañero de cordada, Chema Galve, por ayudarme a tachar tantos y tantos sueños siempre con una sonrisa. Y sobre todo al motor de mi vida, que son Isabel y Dieguito, por aguantarme y no querer cambiar lo que soy. Sobre todo a Isabel. TE QUIERO, con mayúsculas y con minúsculas también. Incluso la primera con mayúsculas y las demás no.

Y llegó el gran chasco del año, Chema tiene un accidente en Ansabere y se fractura el tobillo... íbamos a Alpes a llevarnos un par de clásicas, él se iba al Himalaya en octubre... Tuvimos que reestructurar los planes. 
Nuevas tápias cayeron en verano, con material abandonado y expedición para recuperarlo otro día. Panticosa, es nuestra sede de operaciones para tachar todo lo que hay por ahí. Isabel toma el relevo de Chema y se marca largos antológicos, encadenando como una jabata.
Intentos de salir a escalar infructuosos, una grastroentreritis brutal que acaba conmigo en el hospital, pierdo tres kilos, que no me sobran. A todas estas empezamos la temporada de deportiva otra vez. Otra vez entrenos con un objetivo claro. Esta vez estoy más obsesionado con el tema, tengo menos planes a la vista, llegado el momento incluso cambio días de tapía por días de pegues, ¿me estaré volviendo poco?. Todo tiene su recompensa. 
Al final cayó el 7a , otra vez con Chemita asegurándome en plena recuperación, una vía que probé de casualidad con Tatiana, mi compi de deportiva, por recomendación de Quique Gracia (un clásico de la deportiva en la ciudad). Otro objetivo cumplido y a seguir entrenando. Tengo varias a puntito, entre ellas un 7a+... A muerte.

Planes para este año, muchos sitios, muchas vías... Ordesa, Ansó, Ansabere, Naranjo, Montrebei, Riglos y Alpes... muchas vías míticas,  Rabadas y Navarros varias, Existencialisme y Latin... y esa norte del Badile que nos trae de cabeza. Que pasará al final, nunca se sabe.

Gracias mil a todos mis amigos, los nuevos y a los viejos. Este año los oscar goes to... Chema por todos los sueños verticales que me haces tachar, Félix mi gran compañero de esquí, Alex "el del 6b residual", un amigo y casi hermano pequeño, Bartolito era un gallo... y la sufridora de Patri, Tatiana la incansable montadora de vías, Oscar y Moli que me aguantan la verborrea, Lorenzo Sensei master... y sobre todo a mi mujer Isabel como siempre, aunque lo ponga cien veces seguirían siendo pocas las veces que te de las gracias.

Porque para ser sinceros vivir sin sueños no es vivir, es sobrevivir. Tener sueños es una obligación, cumplirlos no, lo importante es disfrutar del camino.

Nos vemos por ahí arriba, más pronto que tarde.







sábado, 22 de diciembre de 2018

Ascension al Moncayo ( 2315 mts). Belén montañero.



Como todos los años ascensión con el club "el CHELEGAL", a esta mítica cima del sistema Iberico zaragozano. Como todos los años muy buen ambiente, buena comida posterior en el Santuario y como siempre unos pocos valientes nos hicimos una subida por la pala buscando la poca nieve que nos está trayendo Diciembre. Poca pero de buena calidad. 
Grandísima Isabel con el ritmo característico suyo de subida que nos dejo en la cima sin apenas darnos cuenta. Que fuerte está. 


Subida sin complicaciones por la normal y por donde subimos nosotros y bajada en el mismo sentido. Necesarios como siempre para estas fechas crampones y piolet y saber usarlos por si acaso.
Típico tiempo Moncayero donde el aire puso la nota de aventura y de frío. Un clásico de todos los años que no nos debemos perder.





Nos vemos por ahí arriba más pronto que tarde espero.