viernes, 23 de agosto de 2019

Péne Sarriére, cara Este Clásica (205 mts / Vº)


"La vida es una oportunidad para actuar. No hay que retroceder cuando sea posible realizar un sueño." Denis Urubko.

Reconozco que tengo esto un poco abandonado. Al final cuesta un esfuerzo mantener un blog vivo. En fin tengo muchas cosas en el tintero por escribir, poco a poco. En esta ocasión quiero hablaros de la pequeña escapada de verano junto a Isabel a esta gran clásica reequipada obra de Ravier y cía. allá por el año 1959. Vía que a pesar de los años no pierde su interés y encanto, por lo precioso del entorno y lo estética y bella que es la pared. Objetivo DISFRUTAR.
Como en otras ocasiones los abuelos, siempre dispuestos, nos hacen "la cobertura" (no confundir con otras coberturas de cuando éramos jóvenes :P) y desde el valle de Tena como punto de partida cogemos el coche rumbo a Gourette. Café de rigor a precio de Chamonix en esta estación de esquí que claramente vivió tiempos mejores y enfilamos el camino hacia la base de la pared. Aproximación cómoda y relajada sin perdida alguna con mucha compañía para ser un lunes. Mucho trajín de gente por estos lares. Llevamos seguro una cordada delante al menos, de dos más guía, que hemos visto salir en la misma dirección mientras hacíamos material. No nos importa, la jornada es de relajación total, sin prisas y sin agobios.


Lo dicho, sin problemas llegamos a pie de vía. La cordada que llevábamos delante acaba de empezar. La profesión de guía es dura y para nada envidiable en algunos aspectos, menudo quilombo tenían montando asegurándolo los clientes. A punto estuvimos de echarles una mano, pero al final resolvieron el asunto solos. Quizá podríamos haberles pedido permiso para pasar, pero decidimos sentarnos tranquilamente y esperar disfrutando del silencio y de estar juntos en la montaña. Y de las hormigas gigantes que viven bajo esta montaña. Para ser sinceros no escalaron tan mal. Les dimos un par de largos de ventaja y al final los cogimos en el hombro sin que nos estorbáramos en lo más mínimo. Cierto es que escalamos gustándonos. No todo van a ser prisas.


Comenzamos pues una escalada cargada de historia. Donde los aventureros de verdad subían por lo desconocido con medios más que precarios. Unos valientes sin duda.  La pared la podemos dividir en tres partes. Los dos primeros largos de dudosa calidad y roca. La escalada hasta el hombro de bonitos y disfrutones movimientos y el largo final, más alpino donde con un Totem verde solucionas todas las necesidades de aseguramiento.

La topo como tantas otras de Luichy.
L1: 30 mts / Vº. Largo que comienza por un espolón-diedro de roca bastante compacta pero de tantear un poco, para pasar posteriormente por una placa juguetona y bien sobadita en travesía a izquierdas. El truco subir y bajar no digo más. Luego sin problemas hasta la reunión.


L2: 35 mts / IVº. Escalada fea, mala y de roca dudosa y peligrosa en todo su trazado que te hace reconsiderar la conveniencia de haber elegido esta vía. En todas las reseñas y piadas leeréis lo mismo, a partir de aquí la roca mejora. Y es absolutamente cierto. Largo para olvidar sin más. Hay que pasar, pues se pasa que para eso hemos venido.

L3: 35 mts / Vº. Preciosos movimientos por regletas de generosos agarres siempre a la derecha del diedro. Siempre hay algo bueno de donde agarrarse. A pesar de los miles de pies y manos que han pasado por aquí la roca mantiene una más que buena adherencia. Largo muy bonito.


L4: 50 mts / Vº. Estupenda tirada con la misma tónica que la anterior, con algún movimiento más picante y una pequeña panza de cazos que harán las delicias de cualquiera. Disfrutando sin prisa cada paso y cada gesto. Sólo por esta tirada vale la pena haber subido hasta aquí.


L5: 30 mts / IV+. Sale Isabel hacia el hombro, moviéndose con soltura y bailando a gusto por la placa, largo con los seguros lejos pero sencillo que disfruta. Luego llega hasta la fisura desplomada y sólo ve un clavo. Creo que se pasó la reunión. Gracias a los walkies podemos solucionar el tema y monta reunión en esa repisa aunque de un solo punto. Fallo mio que no le he dado los dos totem que llevábamos. De todas formas subo rápido y sin problemas y montamos una reu en condiciones con el verde.


L6: 25 mts / Vº. Salida en desplome por una fisura de generosos agarres, quizá pueda ser un poco más, sin duda es el paso más duro de la vía. Luego pasear por la arista poco a poco hasta la reunión en la cima. Recupero a Isabel y nos damos un abrazo de cima. Ahora a recoger material y a comer un poquito con la calma. No podemos disfrutar mucho de las vistas porque la Gabacha nos rodea. Aunque con los calores de estos últimos tiempos se agradece un poco pasar fresquito.



El descenso no tiene pierde, por sendero cómodo y bien marcado hasta donde hemos dejado el coche. Amedrenta imaginar por donde debes bajar cuando estás aproximando pero luego es muy sencillo. 

Una vía de corte clásico pero rozando el loveclimbing desde su reequipamiento. Una maravillosa manera de ascender en una tarde o una mañana a este precioso y estético pico francés y de disfrutar del paisaje y sobretodo de la compañía. No habríamos podido disfrutarlo más en esta ocasión. Quizá algo más picante nos hubiera dejado más llenos en a lo que escalada se refiere, pero a veces uno peca por exceso y otras por defecto. No queríamos meternos en algún marrón como otros años. Vamos no quería volver a meter a Isabel... jajajaja.  Hay que tenerla y ya la tenemos.

El otro día reflexionando con Chemita surgió el tema de disfrutar de estas aventuras con tu pareja como lo hacemos Isabel y yo... Y se me ocurrió compararlo con una bebida detox. Estas actividades de vez en cuando nos hacen sentirnos vivos, borrar de un plumazo muchas complicaciones y problemas que en realidad no tienen importancia y darnos un baño de unión entre nosotros. Sólo nosotros por un rato. Y volver con las pilas cargadas y siempre siempre tener ganas de más. Una especie de desintoxiación de la vorágine del día a día. Tengo mucha suerte.


Nos vemos por ahí arriba, más pronto que tarde.

jueves, 13 de junio de 2019

Rabadá y Navarro a la norte del Puro, entrada por Muñoz-Picazo (210 mts 6B+)



" Si aleja es que se deja". Dicho popular Riglero.

Y aquí que nos plantamos otra vez bajo los míticos mallos. Bajo este pináculo de conglomerado, esbelto y desafiante, el Puro o Fuso. Y por sus paredes una clásica entre las clásicas. No fue la primera vía abierta por esta mítica e idolatrada (por mi parte) cordada, Alberto Rabadá y Ernesto Navarro. Pero sí la primera de entidad. El Puro y su cara norte, historia de la escalada aragonesa y española. Un trazado tan hermoso como psicológico del cual Rabadá dijo en una ocasión que le había dejado tan buen recuerdo que no volvería a repetirla, y así fue con su triste fallecimiento tres años después. 
Por mi parte demasiado tiempo sin escribir. Pocas actividades que reseñar. Mucho estudio, cosas del trabajo, alguna tapia, algo de depor... Todo tiene su momento y ahora no ando con demasiadas ganas de expresar cosas.
En esta ocasión, como en tantas otras, tenía otros planes en Montrebei, una vía de la lista con Chemita, pero parece que es quedar a escalar y salirle trabajo. Luego surgió plan con el maestro Fernando en Montrebei de nuevo, pero también obligaciones de última hora lo tiran para atrás. Pintaba otro día de mendigar compañero de cordada en depor, parezco el niño garrapata, pero recibo un mensaje de última hora del gran Chema "Riglero" y me ofrece escalar lo que quiera. Así que mirando la meteo tenemos un par de planes que concretaremos por la mañana tomando un café.
Sin madrugar demasiado me planto a las 10 am en el aparcamiento, dan calor del bueno así que dada la hora habrá que buscar algo a la sombra. Muy buen café en el "Bar de Riglos", que ha cambiado de dueños y se nota la mano. Decisión en el último momento. Vamos a la Rabadá y Navarro que no la tengo, pero con una entrada algo más picante que la normal o la directa clásica.

Reseña de Guara Vertical (pincha para consultar)
Paseo tranquilo charrando hasta pie de vía, marcado con una flecha azul. Mirada hacia el cielo, hacia el torreón, viaje a centro de la leyenda. Comienza el juego.

L1. 40 6a+. Largo de entrada que coge fríos. Aquí debutas siempre a lo grande, no da ni un poquito de tregua. Yo no consigo encadenar a vista, los pensamientos de siempre, que hago aquí con lo bien que se está en casa, me tengo que colgar en la panza de entrada a la reunión con los brazos al pil pil ya. Esperemos que esto cambie si no me espera un día de sufrir. Reunión en una gran y cómoda repisa.

L2. 45 mts 6b. Salimos a derechas para coger la vertical otra vez. Largo de sucesión de panzas con miga. Se nota que ya se ha calentado porque sale con más facilidad y el cerebro ya va volviendo a pillar la técnica riglera. Buenas panzas con bien de cacho. Algún apretón y salida fácil pero algo rota hasta la reunión en el pasamanos de la cueva. Se ha disfrutado desde el principio.

L3. 20 mts 6b+. El largo más equipado y con razón. Parece roto, y si te sales de lo que tienes que coger lo está, pero lo cierto es que está muy asegurado y no se pasa miedo alguno. Tiene truco, yo no lo ví, me agarré de donde no era. Piedra en al mano y a volar. Pero poco que aquí no aleja. A la segunda ya cogí donde debía y para arriba. Reunión sobre una entosta ya en el torreón.

Comienza la Rabadá-Navarro a la norte del Puro:

L4. 25 mts 6a. Bonito trazado evitando lo más complejo. La panza dura por la izquierda. Chema la encadena por la derecha y seguro que sale 6b o más. Sin problemas, disfrutando de una escalada elegante con buena roca. La vía se la sabe de memoria así que no hay perdida ni embarque posible. Todo fluye. Leyenda bajo nuestras manos.

L5. 15 mts 6a+. No recuerdo que este largo fuera más difícil que el anterior. Importante la travesía, recto debe ser duro duro con salida de romos. Salimos un poquito al sol que se agradece. Vuelta otra vez al lío con travesía divertida. Todas las reuniones tienen parabolt, que siempre se agradece. Algún seguro de risa en camisa, pero no vamos a caernos por si acaso.

L6+L7 40 mts. 6a. Bonita sucesión de panzas con tendencia a la izquierda. Poco material en la vía, es la tónica general y algún aleje bueno. Pero la calidad de la roca deja hacer. Nos plantamos debajo del último largo, el más rotillo, en un plis plas. Alucinando de como estos dos genios encontraban el camino entre un mar de roca.


L7 25 mts V+. Quizá con el de salida de la cueva el largo de peor calidad de roca. Todo parece que se va a caer en el diedro-fisura. Barra de pan característica a la salida que marca la tendencia a derechas y seguro bien puesto. Luego suaviza totalmente y llegada al sol, que aprieta, y a la cima del puro. Momento especial sin duda.


Chema me ha llevado de la mano durante toda la vía y he disfrutado mucho mucho de la escalada. Pocas veces le di las gracias. El trazado es elegante, sinuoso e inteligente. La roca sorprendentemente buena, salvo en algún pequeño tramo. Lo cierto es que me emocioné mucho al estar allí arriba. Es la primera vía de entidad que repito de esta mítica cordada y le tenía muchas ganas. He hecho otras, de uno y de otro, pero esta es una de las cinco clásicas que todo el mundo debería tener en su haber.
Otro pequeño sueño cumplido, otros diez nuevos que salen de la chistera...

Material:
- Cuerda de 80 mts.
- Material personal de asegurar y reunión.
- 12-15 cintas express.

Pronto volveremos a la aventura y quizá recuperemos las ganas de escribir. De momento a disfrutar, nos vemos por allí arriba.