martes, 15 de mayo de 2018

Mosquitos (240 mts/ 6b) a la Visera, Riglos


" Escalo, encadeno movimientos, mis pies y mis manos se colocan donde desde hace tiempo debían colocarse. Me siento en mi lugar y esa impresión me produce gran serenidad." Gaston Rebuffat.

Jornadas de deportiva, compromisos sociales durante varios fines de semana y la meteo nefasta de estos meses son las causas que nos llevan días reteniendo sin poder hacer alguna tapia o actividad guapa y contarosla. Esta vez los planes consistian en unas jornadas de esqui por el Perdiguero y el Posets con el gran Félix y compañía, pero una hospitalización de última hora sólo nos dejan una jornada libre. Cambio de planes.
Al final otra vez nos vamos a juntar los dos locos de turno, el gran Chema Galve (https://izas-outdoor.com/es/wtblog/new-211-conoces-a-chema-galve.html) y el que escribe. Teníamos muchos planes, algo mas ambiciosos. El original, subir a Montrebei a marcarnos un buen viote pero la meteo no respetó y el sábado en la zona llovió con abundancia y el domingo daban frío del de febrero. Tenemos que modificar lo pensado ya que ibamos a la pared de cataluña y está a la sombra. Así que seguro no iba a estar en las mejores condiciones.
Riglos siempre es una buena opción cuando la meteo es inestable. No cae lejos y así Isabel y mi peque se pueden sumar a mitad de jornada y pasar un rato todos juntos. Y la retirada en caso de marrón es algo más segura que en otros sitios. El plan original, la Chooper + la Chooperior, una manera elegante de ganar la cima del Pisón con algún largo de los buenos buenos.
Quedamos a las 8.30h en la puerta de mi casa, subiremos con la furgo y luego Isabel se reunirá con nosotros allí, comeremos juntos y daremos una vuelta y ya me bajaré con ellos a casa, que Chema tirará para el pirineo. Parada técnica en Ayerbe para comer una palmera y comprar el pan. No faltan buenas conversaciones en el camino, y un par de collejas al pequeño de los Galve, que se me quedaba dormido al volante. El sábado fue un día de excesos para ambos.
Llegamos a Riglos sobre las 10.30h y entre los dos saludamos al menos a 3 o 4 cordadas. Una de ellas va a la misma que nosotros, pero son más rápidos seguro y no nos molestaríamos. Seguimos adelante con lo pensado. Ya en la pared se ven dos cordadas más en la Chooper y el parquing esta de bote en bote. Da sombra todavía y decidimos echarnos un café y visitar al señor Roca, así damos tiempo a la gente a subir y al sol a calentar.
Después de saludar a alguno más y con los deberes hechos, hacemos material y por fin salimos rumbo a la pared. El día pinta bueno, sobre todo por la compañía, y  por la pared elegante, por la meteo no es, que hace aire, 10º C y se nubla de vez en cuando. Llegamos en 5 minutos a pie de vía y hay una cordada en la reunión 1 y 7 personas más ahí abajo. Alucinante. 5 se bajan, pero dos suben. No nos apetece esperar. ¿Qué opciones tenemos?.
Pasamos por debajo de la Pany, gente... Decidimos ir hacia la visera con el objetivo de tirarnos una Zulú demente. Sólo de pensarlo ya me tiemblan las canillas, pero he dicho que sí a la proposición indecente del alpinista delictivo. A por ella. Pasamos bajo decenas de vías, muchas de ellas con cordadas. Cabe destacar el Frechín con una por itinerario. La visera tiene gente hasta en la Shakelton!. Llegamos a la zulú y hay una cordada que acaba de arrancar el segundo y otra esperando. Pufffff y ¿si entramos por la mosquitos e intentamos adelantar?. Sorprendentemente no hay nadie.


Como no llevamos reseña y Chema hace 9 años que no la hace pues vamos un poco a ciegas, si que recordamos el 6a de entrada al Trono, el 6b siguiente y que todo lo demás pues es V+/6a y de equipamiento alegre. Me pongo guapo y me voy a tirar el primer largo e iremos tirando. ¿Por donde empezaba?. Pues por aquí mismo recto, ¿no veas la chapa blanca  7 metros?.

L1.- 35 mts. V+. Salgo mal, es lo que tiene no tener reseña, empiezo recto directamente hacia el diedro, como dios manda. 6 o 7 metros sin seguro y un Panzón de entrada elegante. Hasta que no he mirado la reseña ni lo sabía. Lo más duro, la entrada alternativa, luego navegas un poco para situarte debajo del marcado diedro. Si lo que buscas es roca adherente y nada pulida esta no es tu vía. Me salió del alma, pero me salió la frase así. " Esto es como escalar en Morata de pulido pero más alto". Una vez dentro del diedro movimientos bonitos con la típica escalada en X, buscando lo más sencillo. Reunión comodísima con un seguro de la época propiedad de Julio Porta. Chema sube a la marcha y se tira el siguiente largo.

L2+L3.- 55 mts. V+/6a. Largo de diedro bastante lavado de ir subiendo por el mismo hasta 3/4 de longitud y salirse a la derecha, chapas en la línea de por aquí, no muy cerca. Travesía a derechas hasta una repisa y luego, tras la reunión intermedia, un diedro de IV+ con 3 seguros en 25 mts. Chema me grita que empalma largos a mitad, así que me quedo a la sombra tiritando y eso que me pongo la chaqueta. Se escala bien siempre hay algo bueno donde agarrar, lo más difícil un techito que se esquiva por la izquierda.  Llego a la reunión, la ha montado en la de la supercrack ya que en la de la Zulu/Mosquitos ya hay una cordada. Los otros que llevabamos por delante ya están más arriba también. Así que toca decidir si esperar o seguir. Y decidimos hacerla toda entera y bien que hicimos porque una de las cordadas se pegó rato y rato hasta que salieron por arriba. Me toca a mi por gestión de la cuerda andar por la repisa y pasar por debajo de los tinglados de los demás y montar en un lado. 


L4.- 25 mts. V+. Sale pues Chema otra vez en este largo donde la dificultad reside en la entrada, que es bastante vertical, luego va relajando aunque algún que otro paso tiene su miga. Buena escalada de fisura-diedro con los seguros alegres, muy contentos se les ve, como es la tónica. Curiosamente está algo menos lavado. Tirada preciosa de verdad, que termina en una buena reunión y relativamente cómoda. Yo llego helado, no consigo entrar en calor ni escalando. Chema se ofrece gentilmente a liderar él pero hay que estar a las duras y a las maduras. Toca la famosa travesía y ese largo me lo pido.



L5.- 25 mts. 6a. Comienza con una panza con algo de miga, más que nada porque no tienes seguros puestos y no podemos ponerlos, sobre todo si no llevas material jajajaja, hasta pasarla. Luego algo más sencillo hasta la famosa travesía de bonitos movimientos sobre muy buenas presas. Si te va el morbo mira entre las piernas cada vez que las muevas, brutal!!!. Tengo suerte porque el patio no me afecta, escalo igual de mal a 5 metros del suelo que a 150 mts. jajajaja. Así que disfruto el largo y hago la clásica entrada al trono arrastrando el culo. Chema se acordaba el cabrón de este paso y entra muy dignamente sin arrastrarse. Trago de agua y unos minutos de disfrutar de las vistas. 



Dos bufones en el Trono
L6.- 25 mts. 6b. Sale Chema poco a poco pero no está muy entonado y así me lo hace saber. Movimiento a movimiento va ganando metros y tiene que colgarse y descansar en algunos seguros. Es un largo que una vez pasado no parece muy difícil pero es raro de leer. Sale recto, luego a izquierdas, luego a derechas un poco, la panza gris después y para acabar recto y a izquierdas en travesía hasta la reunión. He pasado esperando mas frío que un tonto y eso que estamos en Mayo. Me va a costar y lo sé. Salgo y escalo de forma extraña, por poner un ejemplo la famosa panza gris la pasé muy bien, sin marranear, y sin embargo el tramo anterior, por una zona roja, sufrí como un enano. Me tuve que colgar como un salchichón y me costó un buen rato saber a donde debía de seguir. Hay varias fotos humillantes del hecho. Largo de juramentos y arrastradas, mejor de primero que de segundo seguro. Nos juntamos y ya nos vemos con la vía en el bolsillo. Llamo a Isabel que nos esta viendo desde el parque de la Iglesia. Mi peque mira la pared, la señala y dice Papá, papá. Y así se lo dice a todo el mundo con quien se cruza por Riglos.



L7.- 60 mts. 6a. Salgo de la reunión y estoy espeso, no lo veo nada claro y no consigo pasar la primera dificultad. El largo anterior me ha desconectado de la escalada. No estoy disfrutando. Me cuelgo de la primera cinta y me doy unos segundos de relax. Hay que volver a recalibrar el cerebro, necesito volver a concentrarme y dejar todo lo demás de lado. Miro los pies, hago en mi mente los movimientos y tiro. Ya seguiré sin parar hasta arriba del largo. Tanto es así que me salto un seguro, y eso que no hay muchos, y la primera reunión también, que ni la veo. Sigo recto, concentrado a tope. Monto a 10 metros del final en una anilla de rapel con un bolt mínimo de metrica 14 y recupero a Chemita. Desde arriba veo todo lo que me he saltado.


Y así con unos metros más a ensamble, sin reseña, sin haberlo planeado, a lo loco, nos llevamos la clásica a la Visera. Una vía que recorre las partes más sencillas buscando las debilidades de este imponente y mítico muro. Aún con todo lo lavada que se encuentra y con el equipamiento Riglos Style del que dispone, no se debe dejar de hacer. El patio y las vistas aseguradas. Rezuma historia por lo blanco de sus bolos.


Bajando nos coge algo de lluvia, menos mal que no fuimos a otro sitio, y tenemos que apretar corriendo a toda velocidad. Hoy estoy pagando ese exceso atlético con unas elegantes agujetas. Saludamos a gente en la cima del Firé a grito pelao que son amiguetes y nos reunimos con Isabel y el pequeño en el refugio donde han corrido a guarecerse de la lluvia. Día casi perfecto donde la improvisación y la cara de felicidad de Diego al estar en el monte dieron el toque especial a la jornada. Que bien se está cuando se está bien.

Para saber un poco de la historia de esta vía os recomiendo este blog con una buena reseña y datos sobre la apertura http://a0avista.blogspot.com.es/2013/03/la-mosquitos-la-visera-mallos-de-riglos.html

Nos vemos por ahí arriba, más pronto que tarde.