martes, 10 de enero de 2017

Ascensión al Pico Tres Hombres (2273 mts) y Punta Sorpena (2241 mts)


 " A la montaña se va para ser libres. Sin la libertad no existe el Alpinismo". B. Destassis.

Estamos en Navidad (a día de hoy ya ha cambiado) y la nieve escasea salvo por la zona de Cerler. La familia tiene ganas de subir a esquiar a pistas y yo tengo ganas de foquear como un tonto. Así que aprovecho el viaje y me infliltro. Mi plan, subirme el material y encandenar dos subidas desde Sarrios. Una al Pico Tres hombres y otra casi hasta la cima del Pico Royo para sumar +1000 mts de desnivel.

Salgo de Sarrios y cojo el camino de la derecha para ir hacia la subida de Sextas. Esta cerrado a los esquiadores pero guarda suficiente para foquear. Luego salgo al sol que calienta que no veas. Por un ladito sin molestar voy ganando altura y luego me salgo a la derecha fuera de pistas para no molestar. 


En estás veo otro "travesero" delante mio haciendo giros en los cambios de rasante de la bajada de pistas de Tres Hombres. Lo siento si me lees pero eres un inepto. Ya sabemos que las pistas son de todos, pero la seguridad tuya y de la gente no tiene precio. Todos debemos respetarnos porque a fin de cuentas estamos aprovechando su nieve de cañon para subir y luego para bajar. Que nos cuesta subir por un lado o hacer las vueltas de maría fuera de las pistas. Lo que me temo es que ese tío era un pistero de los malos con tablas de trave, de los que piensan que la montaña es suya para subir y para bajar. En fin.
Subo ganando altura por fuera de pistas como he dicho y enfilo hacia el pico, en esta zona por pista pero sin molestar. En el collado entre tres Hombres y Sorpena, dejo los esquíes y subo andando en minutos. Una foto y bajo corriendo, me calzo de nuevo los esquíes y me subo a punta Sorpena hasta arriba foqueando con cuchillas eso si. Hay una buena pala al sol hacia pistas que tengo intención de bajar. Con un poco de suerte habra transformado lo suficiente para disfrutarla a tope.


Bajada por la pala no demasiado buena. No ha trasformado lo suficiente. Por pistas de lujo. Me junto con la familia en la bajada de la silla hasta Sarrios disfrutando. Parada para comer y salgo rumbo al collado de Izas. Subida cómoda y tranquila. Enfilo hacia el pico Royo y a mitad decido ir hacia Collado que se me va a hacer tarde. Tomo algo en el mirador y bajadita de lujo hasta el coche otra vez. Recoger material y a casa. Ha sido superdivertido y relajante a tope.


A veces las ganas de monte pueden sobre casi todas las demás cosas. Tengo que dar las gracias a mi maravillosa mujer por cuidar de nuestro peque. Todas estas cosas no las podría hacer sin su compañía en ocasiones y sin su apoyo en cualquier caso. Sé que estarías aquí tan a gusto o más que yo pero te toca esperar. Ya enseguida puedes. 
El otro día reflexionaba sobre una expresión muy típica. "Yo por mi hijo lo dejaría todo". Y por supuesto yo también. Pero también pensaba que si lo dejara todo dejaría de ser yo, dejaría de ser feliz. ¿Y no creéis que si no eres feliz tu pequeño no lo nota?. ¿Cómo puedes hacer feliz completamente a alguien si tú no lo eres?. Hay que buscar el equilibrio y no dejar de ser tú en la medida de lo posible. Somos lo que somos y así espero transmitirselo a mi pequeño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada