domingo, 18 de marzo de 2018

Vía Irene y la paz 200 mts / 6c (6a+ obligado), Mallo Frechin, Riglos.


" Sólo unos pocos encuentran el camino, otros no lo reconocen cuando lo encuentran y otros ni siquiera quieren encontrarlo". Alicia en el pais de las maravillas.

Todo comienza con un mensaje en el Whatsapp de Chema Galve (De vuelta al estilo rústico), ese gran hombre con esa curiosa filosofía de vida y ese gran sentido del humor. Siempre que nos juntamos se lía buena, esta vez no va a ser menos. Escalar no sé si escalaremos pero las risas están garantizadas. Ambos tenemos el viernes de fiesta y me puedo escapar unas horas a darle un poco a la tapia (eternamente agradecido a mi sufrida mujer. Eres la mejor, y lo sabes Isabel). La meteo este mes no está poniendo mucho de su parte, que si temporal por aquí que si temporal por allá. Descartamos Montrebei, Ager, Pirineo por supuesto... Mirando mirando Riglos puede ser una opción, aunque dan algo de lluvia.
Me tienta con una vía de ensueño que me muero por tachar de mi lista de pendientes, la magnífica Zulú Demente, seguro que a partir de la repisa esta seca, como para no estarlo, así que me llevo la reseña impresa. Otra opción si lo vemos bien es la "Irene y la paz", vía reciente (2012) abierta desde abajo por Cobo y Fernandez y con buenas opiniones por ahí. También me la llevo impresa. Si no iremos a los volaos a hacer deportiva y fiesta canuto.
Llevo meses sin dejarme caer por Riglos, mi última visita a la "hechizos de viento" donde me tuve que bajar con el rabo entre las piernas, cosas de novatos, cuando me la podía haber llevado con un poquito de talento y de mentalidad correcta. Vamos que me quedé tan escocido que me ha costado 6 meses sacar las ganas para volver al reino de los Mallos.
Me despierto y preparo todo, esta vez nada de cacharrear. Cintas, reverso, reunión y cuatro cosas más. Miro la meteo antes de montarme en el coche y no marcan nada de lluvia al final, aunque el día pinta fresco. Coche, buena música y a las 9,20h estoy en el estacionamiento del pueblo, donde me espera Chema. Visita al refu, café y señor roca. Llegar bajo estas moles y cagarme por la pata abajo es todo uno. 
Al final nos vamos a meter en la "Irene y la paz", los primeros largos de la Zulú están mojadísimos y aunque entrar por la mosquitos es muy elegante quiero hacerla la primera vez entera, como se merece este viote con mayúsculas. Os pongo unos croquis, aunque cada uno marca un grado, luego os pongo lo que me pareció a mí. La vía está correctamente equipada pero hay que escalar, no es loveclimbing aunque hay vías en riglos donde los alejes son mucho más serios.




Acceso mínimo, vamos hablando de unas cosas y de otras hasta que nos plantamos a pie de vía. Sólo una cordada de alemanes en la Fiesta del Biceps y nadie más. Por la quinta chimenea se oye correr un auténtico río que luego se debe sumergir, porque no se ve en la superficie. El eco resuena por las paredes y los buitres ya sobrevuelan nuestras cabezas. Miro hacia arriba y la pared como siempre impresiona, el Frechín es uno de los grandes y la vía seguro que hay que pelearla y más sabiendo de los aperturistas. 
Repartimos de la siguiente forma los largos, Chema se quiere probar el segundo que no lo liberó cuando vino otra vez, y se tuvo que bajar porque empezó a llover. Así que empezaré yo y como yo me quiero probar alguno de 6c, repetirá él y yo me tiro el cuarto. Luego ya veremos como vamos. 

L1: 25 mts 6a. Largo roto, sucio y con barro. Da miedo de cada cosa que te agarras la verdad, y si no recuerdo mal apenas tiene 4 o 5 chapas. Es una especie de diedro para subir encima de la entosta evidente cuando te vas acercando a pie de vía. Sin más. Lo importante es intentar olvidar la calidad de la roca para los siguientes. Aún así, y teniendo mucho cuidado sólo se movía un bolo que no cogí. 



L2: 35 mts, 6c/6c+. Largo duro, con bastante buena roca y elegante. Salida con tendencia a izquierdas y luego hacia la derecha. Chema hoy no se encuentra consigo mismo, se ha debido de quedar en la furgo. Y aunque hace unos días estuvo dándole al "Pájaro" en el Pisón ( vía expuesta y dura ) hoy todo le parece peligroso. Comienza el juego de pararse a mirar, la caza del parabolt y tirar poco a poco hacia arriba. La verdad es que no me pongo el plumas, por vago, y me quedo helado. Acaba el largo con dignidad y me toca a mí. Voy dispuesto a darle una oportunidad a vista, así que arranco frío pero motivado. Lo difícil de este largo las 4 primeras chapas que me como a vista como un titán, luego un par de panzas cabronas y algo de extraplomo. Sigo subiendo y bluff, me quedo sin pilas. A descansar en una chapa. Al final el descansito veraniego lo tengo que hacer varias veces. Largo encadenable pero duro a vista. Queda pendiente para otra vez. Así es el juego. Me pareció elegante y bien equipado.



L3: 30 mts, 6a+. Largo que se vuelve a tirar Chema para intercalar los duros. A mi me pareció un largo muy disfrutón de panza tras panza, alguna más picante que otra pero buscando bien las salidas sale, en comparación con el anterior, relativamente cómodo. Acabas en una bonita travesía con ambiente a izquierdas para colocarte en la vertical del techito de la siguiente tirada. Buena roca y buenos movimientos.



L4: 20 mts, 6c. Estamos pasando fresquito, así que no me quito ni el plumas. El largo no tiene pierde, subes para arriba y pasas el techito que hay y a la reunión después de otra panza más. Primera parte de 6b, otra panza de las de por aquí que se deja hacer a vista. Llego bien debajo del techo, avanzo y en la salida no encuentro las presas correctas. La vía no tiene nada de magnesio donde no está cubierta y la verdad es que no los veo. Me tengo que colgar y mirar. Hay dos cazos gigantes, pero claro hay que saber donde están. Una vez localizados salgo y para mí lo duro es tirar hacia la siguiente chapa que no está precisamente al lado. Salida fina de presas más pequeñas. Luego otra panza y a la reunión. Me lo llevo en libre, pero no ha podido ser a vista. 



L5: 30 mts, 6b. Chema me pide que me tire este también. Así que cambiamos material y me lanzo al tema. Aquí se cruza la vía con la J.A. Sanz. Seguid las chapas hacia la izquierda, no tiene pierde. Consiste en leerse una vez la reseña. Salida algo expo hacia la primera chapa. Luego panza fina, luego transición, panza, transición, panza... no recuerdo si tres o cuatro pero picantes todas. Alguna sale mejor que otra, y en una un poco de apretura paso que me tengo que bajar y todo a descansar. Pero al fina sale. Caen unas pequeñas gotas, pero de aquí salimos escalando. Largo típico del lugar.


L6+L7: 50 mts, 6b. Este le toca a Chema, aunque no lo veo muy convencido. Le ofrezo tirarmelo yo pero al final le puede la honrilla y se lanza a la faena. Mar de bolos de menos a más duro. Poco a poco va desplomando hasta que relaja. Precioso largo que yo de segundo disfruto mucho mucho más que Chema. Posición y buscar el agarre bueno, que lo hay. Alguna apretada al final y luego empalmar con el siguiente rotiñan de IV hasta la cima. Me llueven dos piedras que las oigo caer a una repisa donde hay una reunión de la Sanz. Suenan como balas. No me dan pero la adrenalina se dispara. O fueron los buitres o Chema sin querer. Menudo susto. Algún descanso también cae en este largo, que los brazos ya van buenos.


Llegada pletórica por mi parte, aunque con dolor de pies. Reconozco que en el último largo esperando le hubiera dado con un látigo en el culo al Galve para que corriera más, que dolor. Pero todo queda en anécdota. Abrazo de cima y unos conguitos para celebrarlo, que la vida son dos días. 
No falta la frase de cabecera de Chemita, " es mejor un día malo escalando que uno bueno en la oficina". Y así es, que oye no habremos encadenado todo, pero al menos hemos follao... calla que tampoco...(Chiste de la vía para subir la moral) ...



Es un placer compartir los días con el pequeño de los tres hermanos Galve. Las escaladas, los montes, las conversaciones son mejores y vuelvo con las pilar cargadas y la cabeza llena de sueños. A veces las cosas no salen como queremos pero realmente si no las intentamos nunca llegaremos a saberlo. Hay que disfrutar del camino, del momento... Me voy a permitir parafrasear otra vez a mi compañero de cordada y patrocinado por Izas Outodoor...

"Porque al final de eso trata todo esto, exprimir el jugo de cada instante al máximo. La cerveza con alcohol, el café con azúcar y el pan con gluten, y que pase lo que tenga que pasar. A tomar por culo."

Nos vemos por ahí arriba más pronto que tarde. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario